{Profusión}

Dos superficies,
si avanzo con generosidad en una, de súbito ya estoy en la segunda.
Es un reverso idílico,
evento mil veces planeado y en primicia; excesivo, trémulo.

Usted, peligro salvaje
conmina el ¿por qué no? a la desaparición,
a la ingenuidad de desbordar líneas sin palabras,
al robo directo: no puedo oírle sin verle.

Es que lo suyo,
es el desnudo subiendo la escalera.
Porque arriba está su concupiscencia
y en mis ojos el capricho.

Tantos cumplidos a quemarropa suyos,
tantos errores pronunciados míos.
Hábito de dedos incandescentes,
el párrafo se fue a la mierda.

Metástasis.
La estrategia fue empezar.