Síntoma

¿Cómo encontrar las palabras reiteradas, recayentes, reposadas,
cuando sos un puñado de nervios?

Ojalá fuera sólo falta de palabras.
Se esfuman los pensamientos, el termostato se te va al carajo y bien podrías convertirte en humo.

No, che. Lo de las palabras,
es apenas el síntoma de algo espeluznante.

 

«Pero no hay nada más arduo que luchar contra el propio caparazón» 
Witold Gombrowicz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s